Curso 2008/2009.

C.P.R. Mérida. Asesoría de Primaria. Entrar en la Web

Boletín informativo nº 6. 1 de diciembre de 2008.

Boletines anteriores

Cita: Integridad equivale a ponerse a la altura de lo mejor de nosotros mismos. Integridad significa tener el valor de obrar según las convicciones. Arthur Gordon

Autoayuda: El mejor modo de cambiar a los demás es cambiando uno mismo primero.

Un cuento para cada día. Cuentos y/o poesías del 15 de septiembre al 19 de diciembre. Cuentos y/o poesías del curso 2008/2009

Día de la Constitución: Dos documentos de los que podéis sacar algunas propuestas de trabajo para el aula facilitados por Diego Agúndez: Constitución1. Constitución2

Artículo interesante: El pensamiento lateral. E. DeBono

Enlace de interés: Aprende las comunidades autónomas.

Buenas prácticas: Un cuento para cada día. Aquellos que lo hacen están muy satisfechos.

Motivar la escritura: Cómo escribir un diálogo. Descripción clara de cómo hacer o mejorar la creación de diálogos.

El curso pasado enviamos un serie de informaciones sobre Competencias Básicas que iremos recordando nuevamente, pues hemos recibido información suficiente para saber que apenas llegó al conocimiento del profesorado.

C.B. 4.- Competencias Básicas V

C.B. 3.- Competencias Básicas III y IV

C.B. 2.- Pisa y Competencias básicas II

C.B. 1.- Pisa y Competencias Básicas I.



Nota: Nos gustaría recibir alguna sugerencia para mejorar este boletín.


Un cordial saludo y hasta la quincena que viene.

Antonio Vega. Asesor de Primaria































El pensamiento lateral. E. DeBono

¿Qué hace que algunas personas mantengan su pensamiento estático y que otras, sin embargo, estén constantemente buscando alternativas?

Algunas personas siempre tienen ideas nuevas y otras de igual inteligencia no las tienen nunca. Lo sepan o no, las primeras usan menos su pensamiento lógico y las segundas ignoran las posibilidades de otros caminos, menos convencionales.

Hace muchos años, cuando una persona podía ser encarcelada por deudas, un comerciante de Londres tuvo la desgracia de deber una gran suma a un prestamista. A éste, que era viejo y feo, le gustaba la hermosa hija adolescente del comerciante, y por ello planteó la solución siguiente: cancelar la deuda a cambio de la hija.

Tanto el comerciante como su hija se horrorizaron ante la propuesta. Entonces el astuto prestamista propuso que la Providencia decidiera. Les dijo que pondría una piedra negra y otra blanca en una bolsa vacía, y que la niña tendría que sacar una de ellas. Si sacaba la negra, se convertiría en su esposa y la deuda quedaría cancelada. Si tomaba la blanca, permanecería con su padre, y la deuda también se cancelaría. Pero si se negaba a extraer una piedra, el padre iría a la cárcel y ella se moriría de hambre.

El padre aceptó de mala gana. Estaban en un camino del jardín del comerciante y el prestamista se agachó a recoger las dos piedras. Mientras lo hacía, la niña, con la vista aguzada por el temor, notó que tomaba dos piedras negras y las metía en la bolsa. Luego le pidió a la muchacha que sacara la piedra que decidiría su destino y el de su padre.

¿Qué habría hecho usted si hubiera estado en el lugar de la desdichada niña? Si tuviera que aconsejarle, ¿qué le recomendaría?

¿Qué razonamientos usaría usted para resolver el problema? Tal vez crea que, de existir una solución, un análisis lógico cuidadoso permita encontrarla.

Según la lógica existen tres posibilidades:

1. La muchacha debe negarse a sacar una piedra.

2. Debe mostrar que hay dos piedras negras en la bolsa y revelar la trampa del prestamista.

3. Debe sacar una piedra y sacrificarse para salvar a su padre de la prisión.

Ninguna de estas sugerencias es de gran ayuda, pues si la niña no saca una piedra el padre va a la cárcel y si lo hace, tiene que casarse con e prestamista.

En este caso, el pensamiento «vertical» o lógico está preocupado po el hecho de que la muchacha deb< extraer una piedra y adopta el punt< de vista más razonable en esa si tuación, y luego procede a examinarla lógica y cuidadosamente. El cambio, el pensamiento «lateral»» se preocupa por la piedra que queda y tiende a investigar todas las distintas soluciones.

La muchacha del cuento de las piedras metió la mano en la bolsa y extrajo una piedra. Sin mirarla, la dejó caer sobre el camino, donde inmediatamente se perdió entre las otras.

«Qué torpeza de mi parte —dijo— pero no se preocupen: si miran en la bolsa podrán decir qué piedra saqué por el color de la que queda.»

Como por supuesto, la piedra que queda es negra, cabe suponer que tomó la blanca, y el prestamista no se atreverá a admitir su deshonestidad. Así, al emplear el pensamiento lateral, la muchacha convierte lo que parecía una situación imposible en otra sumamente ventajosa. En realidad, está en mejor posición que si el prestamista hubiera sido honesto y hubiera puesto una piedra negra y otra blanca en la bolsa, pues entonces habría tenido sólo un 50% de posibilidades de salvarse. Ahora tiene la seguridad de permanecer con su padre y al mismo tiempo de

Cancelar la deuda

El pensamiento lógico ha sido erróneamente considerado como el ideal para la mente humana. También es el que admiten las computadoras. El problema se encuentra definido por el programados quien también indica la vía por la cual hay que investigarlo. Luego la computadora, con su lógica y eficiencia incomparables, procede a desarrollar el problema. La tranquila progresión del «pensamiento vertical», de un paso sólido a otro paso sólido, es bastante diferente del «pensamiento lateral».

Si se toma un conjunto de cubitos de Juguete y se los coloca uno encima de otro, de modo que cada cubito descanse firme y totalmente sobre el de abajo, se tendrá una ilustración del pensamiento vertical. En el pensamiento lateral los cubitos están desparramados. Pueden estar conectados débilmente entre sí o no estarlo de ninguna manera. Pero el modelo que posiblemente surja tal vez sea tan útil como el otro.

El pensamiento lateral es más fácil de apreciar cuando se lo ve en acción, como en el cuento de las piedras. Todos nos hemos enfrentado alguna vez con problemas que parecen imposibles de resolver hasta que de pronto se revela una solución sorprendentemente simple. Una vez que ésta se presenta, la solución es tan obvia que uno no puede entender cómo tardó tanto en encontrarla.

El pensamiento lateral no sólo se ocupa de resolver problemas sino que tiene que ver con las nuevas formas de considerar las cosas y con las nuevas ideas de todo tipo.

Si una historia como la de las piedras se lee de corrido y la solución se da inmediatamente, quienes escuchan se inclinarán a preguntarse dónde está la gravedad del asunto. Sólo si se produce una pausa para que encuentren por sí mismos la solución apreciarán la dificultad. En los mejores ejemplos de pensamiento lateral, la solución parece obvia desde el punto de vista lógico sólo cuando se la encuentra. Es muy fácil olvidar que se la halló a través del pensamiento lateral y no del lógico o vertical. Una vez revelada la solución, muchas personas se mostrarán dispuestas a explicar cómo se la podría haber encontrado perfectamente bien por medio del segundo. Retrospectivamente, la secuencia lógica que va del problema a su solución puede ser muy fácil de ver.

Se puede instruir a una persona hipnotizada, mientras está en trance, para que efectúe cualquier acto extraño después de salir del trance. Cuando llega el momento, el sujeto sigue debidamente las instrucciones del hipnotizador, que podrían ser abrir un paraguas en la sala, servir a cada uno un vaso de leche, o ponerse en cuatro patas y ladrar como un perro. Si se le pregunta por qué se conduce de este modo, la persona ofrece de inmediato una explicación perfectamente razonable, que convencería incluso a un recién llegado.

No tiene nada de malo racionalizar una vía hacia la solución a través del pensamiento vertical una vez que haya sido alcanzada por el pensamiento lateral. El peligro consiste en suponer que, puesto que puede construirse una vía retrospectivamente, todos los problemas podrán ser resueltos por el pensamiento vertical tan fácilmente como por el lateral.

Una de las técnicas del pensamiento lateral es usar de manera deliberada esta facilidad que tiene la mente para racionalizar. En lugar de proceder paso a paso y verticalmente, como es habitual, se adopta una posición nueva y totalmente arbitraria. Luego se trabaja hacia atrás y se intenta construir un camino lógico entre esta nueva posición y el punto de partida. Si esto resulta posible, el camino debe ser luego puesto a prueba con todo el rigor de la lógica. Si es sólido, entonces se estará en una posición útil, a la que tal vez no se habría llegado nunca por medio del pensamiento vertical corriente.

A algunas personas les entusiasma tanto la idea del pensamiento lateral que tratan de usarlo en lugar del pensamiento vertical en cualquier ocasión. Pero a muchos les desagrada, e insisten en que el pensamiento vertical es suficiente. En realidad, ambos tipos de pensamiento son complementarios. Cuando el pensamiento vertical común es incapaz de encontrar la solución para un problema o cuando es necesaria una idea nueva, debe emplearse el pensamiento lateral, pues el pensamiento vertical tiene limitaciones inherentes que lo hacen mucho menos eficaz para este fin. Estas limitaciones no deben ser pasadas por alto, pues constituyen sus mismas ventajas, consideradas desde otro punto de vista.

La organización funcional de la mente hace que ésta interprete una situación del modo más probable. El orden de probabilidad está determinado por la experiencia y por las necesidades del momento. El pensamiento vertical es de alta probabilidad. Sin éste, la vida cotidiana sería imposible. Cada acción y cada sensación tendría que ser analizada intensivamente y considerada con cuidado; no podría darse nada por supuesto. Como el ciempiés, confundido por la conciencia de sí mismo, todos nos veríamos incapacitados por la complejidad del asunto.

Del mismo modo que el agua fluye a lo largo de una pendiente, se deposita en los huecos y queda confinada en el lecho de los ríos, el pensamiento vertical fluye a lo largo de los caminos más probables y su propia corriente aumenta la probabilidad de que se sigan esos caminos en el futuro.

El pensamiento lateral es el pensamiento de la baja probabilidad. Deliberadamente se abren nuevos canales para modificar el curso del agua. Se tapan los viejos canales a la espera de que el agua salga y fluya según modelos nuevos y mejores para la ocasión. A veces, hasta se extrae al agua hacia arriba de una manera antinatural. Cuando la línea de pensamiento de baja probabilidad conduce a una nueva idea eficaz, se produce un «momento de eureka», y enseguida el enfoque de baja probabilidad adquiere la probabilidad más alta. Es el momento en que el agua extraída hacia arriba con dificultad forma un sifón y de inmediato comienza a fluir libremente. Este momento constituye siempre la meta del pensamiento lateral.

Ya que el pensamiento lateral se ocupa de las ideas nuevas/ parecería que se relaciona con el pensamiento creativo. El pensamiento creativo es una parte especial del pensamiento lateral, que cubre un campo más amplio. A veces los logros del pensamiento lateral representan verdaderas creaciones, y otras no son más que una nueva manera de considerar las cosas, y por consiguiente no llegan a ser creaciones totales. El pensamiento creativo a menudo requiere capacidad de expresión, mientras que el pensamiento lateral está abierto a todos los que se interesan por las ideas nuevas.

Cuando más se separa el pensamiento lateral de las reglas de la razón y del pensamiento vertical, más parece acercarse a la locura. ¿El pensamiento lateral es sólo una forma de locura deliberada y temporaria? Uno de los rasgos más característicos de la esquizofrenia es que la mente mariposea de idea en idea. La diferencia fundamental estriba en que en el pensamiento lateral todo el proceso se encuentra firmemente controlado. Si el pensamiento lateral elige utilizar el caos, se trata del caos dirigido, no del caos por falta de dirección. La facultad lógica está a la espera de elaborar y finalmente juzgar y seleccionar las nuevas ideas que se hayan generado. La diferencia entre el pensamiento lateral y el vertical reside en que en este último la lógica controla la mente, mientras que en el otro, el lateral/ la lógica se encuentra al servicio de la mente.

Sólo unas pocas personas poseen una aptitud natural para el pensamiento lateral, pero todos podemos desarrollar cierta capacidad si nos dedicamos deliberadamente a hacerlo. La educación ortodoxa generalmente no hace nada por fomentar el hábito del pensamiento lateral y lo inhibe a través de la necesidad de conformarse a los sucesivos moldes de examen.

El pensamiento lateral es una fórmula mágica que puede aprenderse instantáneamente y aplicarse con provecho después. Es una actitud y un hábito mental. Es cuestión de toma de conciencia y de práctica; no de revelación.





PISA y Competencias Básicas I.

Tenemos una competencia cuando somos capaces de utilizar un repertorio de estrategias coordinadas para resolver una demanda concreta correspondiente a algún contexto habitual de la actividad humana”

Me pregunto, ¿las competencias que aprendimos en el siglo pasado son suficientes para intervenir con eficacia en el siglo XXI? ¿las competencias que necesitarán nuestros hijos han de ser las mismas que las que nos sirvieron a nosotros para conseguir un trabajo y adaptarnos socioculturalmente? ¿Cómo prepararemos a nuestros hijos para la era digital que ya ha comenzado? ¿Podrán ellos, con mente digital, trabajar con los mismos modelos mentales que nosotros?

Los nacidos entre los 50 y los 70 tuvimos que adaptarnos a la Era de la Información que comenzó en las dos últimas décadas del siglo pasado. Los que se plantearon la necesidad de incorporarse a los cambios de la era digital, lo hicieron. Fue una decisión difícil, para algunos un reto, pero muchos lo consiguieron.

Los nacidos en los 80, saben perfectamente que han de estar cambiando permanentemente para adaptarse a los constantes y rápidos cambios que implica vivir en una sociedad digital y competitiva.

En cambio, los nacidos en los 90 no se plantean ningún cambio, es consustancial a ellos, realimentan de manera inmediata para incorporar cualquier novedad que va surgiendo. Su mundo es el de las pantallas, las tecnologías, la información rápida. Han nacido con ellas. La mayoría de los adolescentes tienen mayor competencia digital que sus padres, y muchas veces que sus profesores.

Hay quien habla de que a lo largo de la historia la mente se ha formateado varias veces: La mente oral, la que tenían nuestros antepasados antes de la generalización de la enseñanza obligatoria, que les permitía aprender gran cantidad de información, bien recitando, cantando, en forma de retahílas, dichos... Luego llegó la mente letrada, y la mente oral sufre su primer formateo, ya no se requiere tanta memoria oral pues podemos recurrir a la letra impresa y aprender cualquier cosa memorizando los contenidos de los textos. Esta mente letrada está volviendo a ser formateada en la Era de la Información. Un adolescente no necesita memorizar tanto como antes, pues sabe que cualquier información la obtendrá en segundos desde su ordenador o desde su móvil. Es la mente digital. Estos son nativos digitales, los demás somos emigrantes digitales que venimos de la tecnología de Gutemberg.

Reflexionar sobre esto abruma, sobre todo, al saber todo los profundos cambios que poe hacer quedan. Y me pregunto, ¿qué nuevas y diferentes estrategias habrá que afrontar para que nos permitan en un futuro a medio plazo mejorar los resultados de los informes PISA teniendo en cuenta lo anteriormente dicho?



PISA y Competencias Básicas II.

Tal vez la competencia más importante sea la Lingüística. Desde que nacemos estamos escuchando a nuestra madre, y en torno a los tres años ha conseguido que aprendamos un idioma con el que en el futuro nos desenvolveremos en diferentes contextos. Nuestras madres son estupendas, han conseguido algo realmente importante. Además, cuanto mayor y mejor vocabulario haya utilizado con nosotros mayor riqueza nos ha aportado.

Pero si un niño supera los tres años y no consigue esta competencia oral, su familia empieza a preocuparse. Lo lleva al logopeda, ...

En torno a los tres años los niños se incorporan a la escuela donde empiezan tímidamente a adquirir la habilidad de leer, generalmente con metodologías fónéticas o silábicas -pura abstracción para un niño tan pequeño. La letra “a” ni huele, ni sabe, ni se come; nada le dice. No digamos de la “m” ,...

La experiencia está demostrando que la aplicación de métodos globales aplicados de manera sistemática favorecen la estimulación a la lectura. Les hablo de los métodos de estimulación a la lectura para edades temprana fundamentados en la filosofía de Glenn Doman que ya están aplicando centenares de maestras de E. Infantil, con los que están consiguiendo muy buenos resultados.

Estas metodologías de estimulación temprana, denostadas por algunas personas -generalmente poco documentadas, podrían mejorar de manera significativa los resultados lectores de nuestros alumnos favoreciendo el éxito escolar.

La aplicación de estas metodologías no implica la exclusión de los métodos que habitualmente utilicemos. Son perfectamente compatibles con las teorías constructivistas, conductistas, y cualquier otro método de lectura.

Desde que conocemos los procesos que el cerebro utiliza para construir el significado de lo leído, se puede trabajar la lectura de una manera “más científica”. Si aceptamos que leer es “construir significado”, hemos dado un paso importante; pues nuestro cerebro sólo construye significado de dónde lo hay. Ej: Si al leer decimos silabeando “e/le/fan/te, como ninguna de las sílabas de la palabra tiene significado, el lector no habrá entendido nada; probablemente el lector silábico no haya entendido el mensaje. El cerebro para entenderlo necesita ver “elefante” que inmediatamente asociará a ese animal que conoce. Véase.

Recomendaría a aquellos maestros y maestras que están enseñando a leer, eviten el silabeo en voz alta, y que sólo se haga interiormente para finalmente emitir las palabras de un solo golpe de voz, que cuántas más veces relea mejor se le va grabar en su mente, y en el futuro ya no necesitará ni siquiera el silabeo interior. Las palabras finalmente se convierten en imágenes. Otra gran ventaja es que desde el principio los niños entienden e interiorizan que las palabras dicen cosas o cuentan historias; así cuando leen una palabra o frase por pequeña que sea y no les dice nada, automáticamente volverán a leerlo buscando significado; y si no lo consiguen preguntarán.



PISA y Competencias Básicas III.

Todos tenemos un vocabulario interno que está guardado en alguna carpeta de nuestro disco duro (cerebro). Este vocabulario es personal y además consta de varias subcarpetas: una con las imágenes de las palabras que conocemos y escribimos sin problemas de ortografía; otra con las palabras que reconocemos a nivel oral, que son muchas más de las que utilizamos, y aquellas palabras que son de nuestro uso, incluso escrito, pero de las que no tenemos una imagen clara y por tanto dudamos de su correcta escritura.

En realidad, leer es ir identificando en el texto las palabras que ya conocemos, encajarlas y acomodarlas en la sintaxis del mismo para darles un significado. La decodificación sólo la utilizamos cuando nos aparece una palabra nueva, que silabeamos una o varias veces hasta que la guardamos en nuestra carpeta de palabras conocidas.



PISA y Competencias Básicas IV. Adiós a las faltas de ortografía. Sheyla Walker

¿Por qué las palabras se escriben como se escriben? ¿Por qué una palabra tan sencilla como "habilidad" se escribe con ""h" y con "b"? Se escribe así porque la lengua española ha ido evolucionando durante siglos y se ha establecido que haya unas normas ortográficas para todos. Sin embargo, una palabra elegida al azar tiene trece posibilidades sobre catorce de no estar incluida en ninguna norma ortográfica. ¿Cómo sabemos que una palabra está bien escrita? Simplemente, sabemos que está bien escrita porque utilizamos una estrategia mental que nos lo indica. Quienes tienen faltas de ortografía es debido a que no utilizan la estrategia mental adecuada. En este artículo se explica cómo lo hacen quienes no tienen faltas de ortografía. Y, ya sabe, si alguien puede hacerlo, usted también. Enseñar a los alumnos esta estrategia les permitirá superar sin dificultades este importante aspecto.

¿Qué diferencia a una persona que tiene una buena ortografía de otra persona con mala ortografía? Veamos qué diferencias hay entre una y otra:

Empecemos con las personas que tienen mala ortografía: Cuando oyen una palabra se imaginan lo que representa esa palabra. Por ejemplo, si oyen la palabra "ventana" y son predominantemente visuales, se imaginan una ventana pero en la imagen de una ventana no se tiene constancia de su ortografía. Si son kinestésicos lo que seguramente harán será crear una sensación respecto a la ventana, relacionada con sentimientos asociados con ventanas. Si son auditivos, lo que posiblemente harán será repetir en su interior la palabra "ventana" a ver cómo suena mejor (pero en español no hay diferencia de sonido entre "b" y "v"). En cualquier caso, dudan de cómo se escribe la palabra.

¿Qué hacen las personas que tienen buena ortografía? Cuando escuchan una palabra buscan mentalmente la imagen de esa palabra y ven todas las letras que la componen. Es como si tuvieran una pantalla mental, un archivo, en el que van guardando las palabras escritas en imágenes. De esta forma, saben, por la calidad de la imagen, si pueden escribir esa palabra con total seguridad o no. Si la ven pequeña, oscura o borrosa tendrán duda sobre su ortografía y lo que harán será buscar una palabra parecida, con la misma raíz, o bien escribirán la palabra de las dos maneras posibles ("ventana" y "bentana") y la forma incorrecta será evidente ante sus ojos.

Oye la palabra. Recuerda visualmente la palabra. Chequea la sensación de la palabra, y finalmente escribe la palabra.

La única manera de saber cómo se escribe una palabra es viéndola mentalmente. Si tratamos de oírla o de sentirla no sabremos su escritura correcta. ¿Cómo se puede ayudar a los alumnos a mejorar su ortografía? En primer lugar mejorando su memoria visual por medio de ejercicios de visualización. En segundo lugar deletreando palabras al revés, de detrás hacia delante (es imposible hacerlo sin visualizar las letras). Se puede empezar con palabra de tres letras e ir ampliando poco a poco. Por último, haciendo dictados y tratando de buscar sensaciones de seguridad en la ortografía.

Algunos alumnos pueden necesitar una atención individualizada, pero en general es posible instaurar esta estrategia de forma grupal. Un mínimo número de alumnos puede necesitar el apoyo de especialistas que le enseñen a visualizar las palabras.

Es curiosa la existencia de alumnos que tiene faltas de ortografía en español, pero no las tienen cuando estudian inglés o francés. Esto es debido a que cuando inician el estudio de una lengua extranjera desarrollan estrategias que no han puesto en marcha cuando han aprendido su lengua materna.

Según Vicente Barberá, hay cinco palabras que producen el 10% de los errores.

Otros autores afirman que conociendo quince palabras se domina el 30% de los errores y que conociendo 67 disminuyen el 60% de los errores. A estas palabras las han llamado "vocabulario básico cacográfico". Por lo tanto, si se hacen ejercicios de dictado conteniendo estas palabras, la posibilidad de eliminar errores en la ortografía aumenta considerablemente. Igualmente, si se conocen las reglas básicas de ortografía que no tienen excepciones (como B+consonante, illo-illa, M antes de P ó B, verbo haber, pretérito imperfecto en –aba, hie hue, reglas de acentuación y diferencias entre homófonos) y se automatizan, las posibilidades de cometer errores ortográficos disminuyen considerablemente.

Ejercicio

1. Mira la palabra escrita, pero sin pronunciar interiormente sus letras. Cierra los ojos e imagínatela, mírala mentalmente sin pronunciarla.

2. Imagina escrita en el aire la palabra anterior. Métela dentro de una "pantalla mágica" que estará por encima de la línea horizontal de tus ojos.

3. Dibuja con tu dedo índice la palabra en el aire, como si el aire fuera una pizarra.

4. Deletrea la palabra primero desde el principio y después desde el final.

Hay un libro muy interesante sobre ortografía fundamentado en estas mismas estrategias: “Buena ortografía sin esfuerzo”. Daniel Gabarró y Conxita Puigarnau. Descargar



Competencia Básicas V. La quincena pasada les hablaba, entre otras cosas, de la importancia de plantearnos en primer lugar la Evaluación, ¿pero cómo ha de ser la Evaluación? ¿Sería necesario modificar la manera de evaluar?

Creemos que sí...

1. Porque debería hacerse en base a problemas típicos (son unos diez, íntimamente relacionados con la CB) y problemas emergentes ( calentamiento global, sexismo, violencia en las aulas, bulling, buscar en internet...)

2. Porque la evaluación produce efectos retroactivos sobre el aprendizaje. Si cambias la evaluación cambiarás la manera de aprender de nuestros alumnos, las metodologías... Si le pedimos a nuestros alumnos que memoricen, memorizarán. ¿Y si en lugar de evaluar lo que son capaces de memorizar les evaluamos la capacidad de sintetizar, analizar, razonar, discernir, opinar... ? ¿Qué tipo de actividades, que habilidades... habría que potenciar?

3. Porque plantear una nueva forma de evaluar influirá decisivamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje-

4. Porque la evaluación ofrece indicadores para la autorregulación del aprendizaje (formativa) y de la enseñanza (formadora)

5. Porque proporciona feed-back y este nos llevará al aprendizaje generativo, imprescindible en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje que quiera ser útil en el siglo XXI.



Además la evaluación ha de ser auténtica: una evaluación es auténtica cuando las condiciones de evaluación guardan un alto grado de fidelidad con las condiciones extraescolares en que se va a producir la competencia evaluada.

La evaluación también ha de ser realista, es decir que las condiciones de aplicación y exigencia cognitiva sean similares a las del problema extraescolar. También habrá que ser relevante, es decir que sean útiles en los contextos extraescolares involucrados.

Evidentemente esto supone cambio, pero en estos tiempos que nos ha tocado vivir, y aunque parezca una paradoja, la única constante es el cambio. Habrán de producirse importantes cambios pero teniendo en cuenta lo que se llama “proximidad ecológica”: las prácticas innovadoras han de encontrase próximas a la “zona de desarrollo próximo, tanto de profesor como de los Centros. Valga como ejemplo:

Una de las mayores tragedias en el tema de la informática, es que a menudo, a muchos Centros les llegaron los ordenadores y luego tuvieron que inventar qué hacer con esos ordenadores, pues no tenían ni un proyecto, ni una idea, ni los necesitaban en realidad” (Carlos Monereo)