El Plan Badajoz

   La estructura fundamental del Plan Badajoz depende de tres presas escalonadas en la cabecera extremeña del Guadiana: Cíjara, García de Sola y Orellana. Estas  presas se construyen con tres finalidades:  regulación del cauce (especialmente las dos primeras),  producción de energía eléctrica y dotar de agua de riego a las vegas del Guadiana. Una cuarta presa, la de Montijo, en el curso medio del río, deriva el agua para los canales de las Vegas Bajas (habría que hablar también de la pequeña presa de Zalamea sobre el río Ortigas, iniciada en 1800 pero terminada dentro del Plan Badajoz, y con la que se transformaron unas 300 Has en el término de Zalamea de la Serena, permitiendo la instalación de algunos colonos).

  Una vez finalizadas la presa reguladora del Cíjara, y la de regulación de Montijo, pudo ponerse en marcha el riego de las Vegas Bajas, abastecidas por dos canales que discurren a ambos lados del Guadiana: el canal de Montijo, por la margen derecha, y el de Lobón por la izquierda. Ambos nacen en la presa de Montijo, y ambos finalizan su recorrido , ya como pequeñas acequias, en el término municipal de Badajoz. Entre ambos canales abastecen a casi 1.200 kms de acequias. En cuanto a la transformación de las Vegas Altas, pudo ponerse en marcha tras la terminación de la presa de Orellana, de la que se derivó el canal del mismo nombre, por la margen derecha del Guadiana, que después de recorrer parte de la provincia de Cáceres retorna a la de Badajoz para finalizar en el término municipal de Guareña.
A estos datos habría que añadir los de las actuaciones que, como la ya citada de Zalamea (donde se expropiaron 220 Has y se instalaron36 colonos), están ubicadas fuera de las vegas del Guadiana, e incluso constituyen una transición desde la primera a la segunda fase del plan Badajoz. Es el caso de los regadíos del Ardila, basados en la regulación de este río con las presas de Valuengo (en el Ardila, 20 Hm3 de capacidad y aprovechamiento hidroeléctrico complementario) y Brovales (sobre el arroyo del mismo nombre, con 7 Hm3 de capacidad), que riegan algo menos de 2.000 Has, de las que se expropiaron 1.600 Has para instalar 217 colonos ubicados en tres poblados. Así como de los tardíos regadíos de Olivenza , basados en la presa de Piedra Aguda (de 16 Hm3 de capacidad , también utilizado para abastecimiento), en donde se instalaron 108 colonos (en dos poblados) sobre almo menos de 700 Has expropiadas (si bien la superficie regable se ha ampliado notablemente mediante elevaciones directas desde el Guadiana).
En conjunto, pues, unas 95.000 Has transformadas en regadío, de las que se expropiaron 44.000 Has, de las que algo más de 34.000 se distribuyeron entre 4.763 colonos instalados en 40 poblados de colonización.

La segunda fase del Plan Badajoz comienza en los años 60.El elemento fundamental es el río Zújar. En 1964 se terminaba la presa del mismo nombre. Una presa de 61 metros de altura y 723 Hm3 de capacidad. Por su margen izquierda discurre un canal que desemboca en el río Matachel, junto a la presa de Alange.El canal fue acabado en los años 80. En esta zona regable se introduce, por otra parte, un nuevo sistema de riego,  el riego por aspersión, utilizando para ellos varias torres de 60 metros de altura a las que se eleva el agua con energía eléctrica para dar presión suficiente al sistema. De las 24.000 Has aproximadamente que se riegan con este sistema, no se han expropiado ninguna, ni se han instalado en consecuencia colonos.

 

  El propio sistema de riego ha generado numerosos problemas debido al elevado coste del agua, por lo que durante años muchos miles de Has han permanecido sin riego a pesar de la obligatoriedad de regarlas. Por otro lado, mediante elevaciones directas y por el mismo sistema (aspersión, no expropiación de tierras), se han superpuesto al Canal de Lobón dos nuevas zonas regables: una en Arroyo San Serván/Calamonte, para 3.700 Has, y otra en Guadajira con 3.800 Has.

Pero esta segunda fase del Plan Badajoz todavía no ha finalizado, y tardará al menos 30 años en completarse.El propio Zújar, tras la construcción de la nueva presa gigante de la Serena (de 2.400 Hm3 de capacidad), unido a la regulación del Matachel con la presa de Alange (de 844 Hm3 de capacidad), va a permitir la extensión a lo ancho de las Vegas del Guadiana, en su margen izquierda.

 

El nuevo Canal de Barros, que en una primera fase irá de la presa de la Serena a la de Alange, y continuará en fases posteriores hasta la presa de Piedra Aguda en Olivenza , permitirá el riego de al menos 83.000 Has. En los primeros momentos en que este canal fue planteado se llegó a hablar de 125.000 Has dominadas, e incluso se veía posible una ampliación hasta la presa de la Albuera de Feria, que permitiría dominar otras 60.000 Has en una zona que tendría como centro a Villafranca de los Barros. Es difícil predecir cómo se delimitará finalmente la nueva zona regable del Gran Canal de Barros.

En cuanto a la margen derecha de las Vegas, también van a ensancharse en el futuro. A corto/medio plazo dos subsistemas de riego van a protagonizar esta ampliación de los regadíos, que como en el caso del Zújar se realizarán sin duda sin colonización.

En el tramo alto de la cuenca se está construyendo ya el Canal de las Dehesas. Si bien inicialmente se planteó una red basada en tres canales  que regarían hasta 55.000 Has, al final el proyecto se limita a plantearse el riego de 32.000 Has mediante un canal derivado del embalse de García de Sola (y que se verá complementado a lo largo de su recorrido con los embalses de Gargáligas, Cubilar y Sierra Brava), siguiendo la cota 350.

Las obras van muy retrasadas, y no es previsible que antes de cinco años puede regarse nada, pudiendo diagnosticar para el conjunto de las obras un plazo mínimo de 10 años.

Fuentes: www.unex.es/sociolog/BAIGORRI

Datos generales Pueblos Puentes Embalses Fauna (peces) Otras especies Molinos harineros

Principal